lunes, noviembre 06, 2006

VUESTROS DESEOS


Creo que este espacio resultará aburrido si sólamente hablo sobre mis deseos dejando de lado los de el resto de la humanidad.
Os animo, por tanto, a que me expreséis vuestros deseos y realizaré una nueva entrada con cada uno de ellos.
De esta manera podremos intentar, entre todos, llegar a alguna conclusión válida sobre la posibilidad de la satisfacción completa de los deseos humanos.
Espero vuestros comentarios.
Jan S.

Mi nueva moto


Llevaba 20 años deseando comprarme una moto y por fin lo he hecho. Me parece increible; una verdadera azaña. Y, ¿por qué digo ésto? . Pues porque toda mi vida me he dedicado a intentar satisfacer los deseos de los demás olvidándome de los míos propios. Creo que estoy madurando (por fin).
Pero, ¿los deseos realmente llegan a satisfacerse alguna vez? Es difícil desvincularse del consumismo exacerbado a que nos lleva nuestra sociedad. Pero creo que si estuvieramos totalmente desvinculados de la sociedad tampoco lograríamos nunca esa satisfacción. El conseguir algo siempre te hace desear conseguir algo mejor o distinto. Un niño después de berrear y suplicar consigue un caramelo. A continuación llorará por un chupa chups y más tarde por una habitación independiente en su casa con su propia línea de teléfono, TV panorámico, DVD, equipo de música, MP3, etc. Y cuando haya conseguido todo eso querrá una moto, luego una moto más grande, luego un coche, luego uno más potente, luego....... Y lo mismo le pasa al ermitaño que vive solo en una cueva en el monte. Primero desea cubrir sus necesidades básicas (abrigo, techo, comida, agua). Más tarde deseará una cueva más grande, mejor comida, una cerveza, una compañera, un buen libro, una romántica canción, etc..
Yo lo que quiero es no desear querer cosas y hago un ejercicio interno de auntoconvencimiento intentando disfrutar de las pocas cosas que tengo. Vivo más feliz de esta manera aunque lo de la moto y después de 20 años de intentar convencerme de que la deseaba ha resultado un pequeño fracaso en mis ejercicios.
Al fin y al cabo somos humanos e imperfectos.

jueves, agosto 24, 2006

Deseo de reconocimiento vs altruismo

Tengo la gran suerte de que mi labor profesional la realizo en casa. Soy lo que se llama un teletrabajador. Viajo mucho, normalmente de lunes a jueves, pero también hay semanas en las que no salgo de casa. Ayer mi jefe me encargó una tarea complicada y he puesto todo mi empeño y saber hacer en realizar un magnífico trabajo.
Pero, ¿qué es lo que espero o deseo de mi esfuerzo?. Algunos podrían pensar que simplemente cumplo con mi obligación, aquella obligación que me remuneran todos los meses, pero realmente no es solo ésto. Si profundizo un poco más en mi interior encuentro que todo mi esfuerzo en realizar un inmaculado trabajo se ha visto motivado por el deseo de reconocimiento. Y no de reconocimiento económico. Lo que realmente deseo es que me den una palmadita en la espalda y me digan que he hecho un trabajo magnífico y que cuentan conmigo en sus futuros planes.
Esto me hace pensar en la gran necesidad que tenemos muchas personas de alimentar de alguna manera nuestro yo interno. Me explico. Hay personas en las que sus prioridades y necesidades se basan en alimentar su yo externo (dígase ropas, maquillaje, aspecto físico). Estas personas se sienten felices cuando alguien reconoce que van muy bien vestidas o alguien admira sus nuevos pechos de silicona. Yo creo que no soy de esas personas ya que intento alimentar mi yo interno, mediante la lectura, estudio y meditación pero me sigue gustando que alguien (dígase mi jefe en esta ocasión) me felicite por lo rugoso que está mi cerebro o por la bondad de mi corazón.
Enlazando con estas ideas observo que nadie hace nada sin buscar o esperar un fin. El altruismo no existe ya que no somos capaces de hacer las cosas sin esperar nada a cambio o desear algo a cambio. Pongamos algunos ejemplos:
- La madre Teresa de Calcuta: Todo parece indicar que su espíritu de servicio hacia los más desfavorecidos es totalmente altruista.
- José Luis Rodriguez Zapatero: La función de un buen político es trazar planes para dirigir la nación con el fin de conseguir el mayor bienestar social.
Creo (es mi parecer) que ninguna de estas dos personas son realmente altruistas ya que ZP espera de su labor el reconocimiento de las masas amén de la satisfacción de su deseo de poder; y la madre Teresa de Calcuta aunque no espera el reconocimiento de las masas por su labor, ni su estado de santidad (que obtuvo), si que espera conseguir un estado de paz personal por haber realizado una santa labor toda su vida.
Por tanto, ¿existe el altruismo?, ¿alguien tiene más respuestas que las que yo encuentro?......

lunes, agosto 21, 2006

¿Qué es lo que realmente queremos?



El título es el gran dilema, pues cómo vamos a tener lo que queremos si no sabemos qué es lo que queremos. Los deseos humanos se han hecho muy complicados pues es la propia sociedad civilizada la que se ha encargado de marear nuestra existencia con objetos cada día más llamativos; objetos de deseo.
Aunque la verdad es que nuestros deseos más básicos no han cambiado desde la prehistoria. Allí el hombre primitivo podía desear la cueva del vecino pues era más grande y tenía orientación mediodía. También podía desear a la hembra de otro y, bueno, ya sabemos como resolvía esta situación (a golpe de garrote). Otras cosas que podía desear el hombre primitivo eran objetos básicos como la pelliza de otro, mucho más calentita, sus avalorios o bien sus armas (lanzas, cuchillos, flechas)que le permitían obtener mejor caza. Creo que no hace falta contar por qué no han cambiado nuestros deseos básicos desde que el hombre comenzó a caminar con dos patas.
El cambio fundamental de la deseabilidad humana en la sociedad actual se ha producido en la concentración de todos los deseos en uno solo, uno que si lo conseguimos nos permitirá satisfacer todos los demás: los básicos y los accesorios. Este deseo humano no es básico y está inventado por la sociedad. Deseamos el "dinero" como objeto que nos permitirá satisfacer el resto de nuestros deseos, los básicos como casa, hembra/macho, ropa, comida y los accesorios como el resto de inventos inútiles pero que nos maravillan (pda, mp3, plasma, bmw, harley, chorrada del todo a 100...).
Bien pues, si llegamos a la conclusión de que nuestro deseo más importante es el dinero y que la sociedad actual se mueve en base al dinero, hago la siguiente reflexión.
¿Cómo sería la sociedad si no se hubiera inventado el dinero?. ¿Todavía iríamos con pellizas y viviríamos en cuevas?. ¿Cuáles serían nuestros deseos?. Bueno espero que alguien me responda a esta cuestión....

sábado, agosto 19, 2006

Un cigarrillo, por favor



Hace ya seis días que dejé de fumar y la ansiedad va y viene. Intento reprimir también mis ansias de comer ya que no vale la pena trasladar el cancer de pulmón a la obesidad mórbida. El hambre, a veces, hace que me olvide de mis ganas de fumar y mis ganas de fumar también hacen que me olvide del hambre.
Parece que hoy sólo quiero satisfacer necesidades básicas. Hoy solo quiero satisfacer a mi estómago y a mis pulmones. Pero, ¿tan fuerte es la necesidad de satisfacer a esos dos órganos que ahora ellos dominan el resto de mi cuerpo?. Y, ¿dónde está mi mente?. ¿Tan fácil resulta dominar la mente humana?. Pues, parece que sí. En este momento mis pulmones y mi estómago han pasado a ser los órganos principales y motores de mi cuerpo en detrimento de esos "dominables" cerebro y corazón.
Los pensamientos ahora van y vienen con cada inspiración y expiración, y hoy como nunca se me puede conquistar con un buen par de huevos fritos pues su sola presencia me enamora.
En fin, somos más complicados de lo que creemos. Tan solo hay que observar un poco.

viernes, agosto 18, 2006

Tan solo un "buenos días"


Tal como reza el título, esta mañana esa frase era lo único que quería al despertar. Pero allí no había nadie para decírmelo. Un enfado estúpido de mi pareja la convierte en un cúmulo de humo que aunque lo puedes ver, no lo puedes tocar y menos esperar a que conteste a tus palabras. La soledad en compañía es desagradable. Me sentía más acompañado cuando, al menos, la soledad era eso, soledad y nada más. No veías a nadie, no hablabas con nadie y con el tiempo te acostumbrabas a hablar con tus propios pensamientos. ¡Y vaya conversaciones tenías!.
Hoy empieza el día torcido aunque el sol luce y la claridad es fantástica gracias al fuerte poniente de esta noche. En la calle un chico pasea a su perro, otro va cargado de herramientas, quizás a realizar algún trabajo. En una obra cercana los obreros observan fumando en corrillo como otro, quizás el más novato, trabaja y cava una zanja. El botijo está cerca, colgado de una argolla en la sombra. Seguramente, cuando sacíe su sed, habrá tenido lo que quiere. Hoy, de momento, yo no tengo lo que quiero, aunque me sobra salud, estoy consiguiendo dejar de fumar, tengo un techo que me proteje y alimentos en el frigorífico. Aún así, no tengo lo que quiero. Tan solo quería un "buenos días" y me lo han negado.

jueves, agosto 17, 2006

El comienzo

Un coche, quizás una buena moto, o bien la felicidad onírica, una pareja, un chalet, el amor, la independencia, la soledad, una gran familia, dinero, salud, menos celulítis....

En fin, este blog lo pongo en marcha para meditar sobre si día a día consigo tener lo que quiero, siempre y cuando todos los días sepa qué es lo que quiero y para que me sirva para poner en claro mis ideas respecto a la pregunta que más insatisfacciones nos genera en la vida.....¿tienes lo que quieres???